Introducción al Plan de Empresa

plan-de-empresaEs de gran ayuda, antes de la puesta en marcha de cualquier idea para formar una empresa, incluso si se trata de promotores o empresarios con experiencia, la redacción de un Plan de Empresa.

El Plan de empresa es documento que estudia y evalúa todos y cada uno de los distintos factores que intervienen en la puesta en marcha de una actividad empresarial determinando sus posibilidades de éxito.

Son muchas las utilidades que le podemos atribuir:

  • Analiza en profundidad todos los factores internos relativos a la nueva iniciativa empresarial, permitiéndonos definir con un mínimo de coherencia objetivos, líneas de actuación, personal necesario, cargos y responsabilidades, etc.,
  • Indica las posibilidades tiene la idea para formar una empresa exitosa, por tanto, se trata de un documento inmejorable de presentación ante terceros, como entidades financieras para solicitar liquidez, Administraciones, proveedores, etc.
  • Sirve de documento base en reestructuraciones internas de la empresa ya en funcionamiento, tanto para mejorar su funcionamiento, como por ejemplo, reorganizaciones de personal, etc., como para abrir nuevas líneas de negocio, diversificación de actividad, etc.

En la realización del Plan, es importante que intervengan todos los socios, de esta manera todos tendrán constancia tanto de los objetivos perseguidos y como de la manera que van a alcanzarse.

La estructura del Plan de empresa no es fija. Un índice posible seria el siguiente:

  1. Descripción del proyecto
  2. Plan de marketing
  3. Plan de operaciones
  4. Recursos humanos
  5. Inversiones y ubicación
  6. Plan económico financiero
  7. Estructura de la empresa
  8. Plan de trabajo
  9. Resumen
  10. Viabilidad
  11. Anexos

El documento debe estar perfectamente estructurado, ser claro y conciso. Estará formado por dos partes:

  • La primera parte estará compuesta por un dosier y anexos. El dosier deberá ser breve, incluyendo en los anexos todo aquello que sea necesario detallar (desgloses, listados, etc.,).
  • La segunda parte, es la más importante y  es aquella en la que debemos ser más cuidadosos ya que se utiliza como carta de presentación,  la formara un resumen de unas dos páginas.
Anuncios

Evaluación del perfil emprendedor

Además de una buena idea para crear una empresa, también son de vital importancia otros factores para lograr que la empresa logre ser exitosa. Nos estamos refiriendo al empresario o emprendedor.

Tener una buena idea empresarial no quiere decir que tengamos un perfil de empresario adecuado para llevarla a cabo. Para saber si tenemos un perfil de empresario debemos estudiar y evaluar nuestras facultades, y así, tener constancia de nuestras carencias y  para poner solución a las mismas asesorándonos, recibiendo la formación que necesitemos, solicitando colaboraciones y/o buscando socios.

Características del emprendedor ideal.

Una de las características principales es la gran seguridad que tiene el sujeto en sí mismo y en el proyecto que tiene entre manos, y esto hace que desarrolle ese proyecto con una gran motivación.

La exigencia consigo mismo y con los resultados obtenidos en su trabajo es muy alta, suele ser una característica envidiable que antes exigirse a uno mismo más que a cualquiera de los empleados, esto motiva al entorno de trabajo.

Dedican todo el tiempo que sea necesario al trabajo (son personas que desarrollan una gran capacidad de trabajo). Su motivación por el proyecto les hace llegar a vivir para trabajar. Esto a la larga puede generar también problemas. Todo tiene un límite.

Tienen una gran aptitud para ver las oportunidades que les ofrece el mercado. Las situaciones nuevas, muy lejos de incomodarles, le suponen un reto, manteniendo siempre una actitud positiva ante ellas.

Le importa el dinero y lo valora, pero en ningún caso es avaro. El buen emprendedor entiende que todo negocio nuevo requiere de una importante inversión inicial que si todo va bien se recupera en poco tiempo.

Le interesa mucho el futuro, pasa mucho tiempo pensando en futuras mejoras, nuevos negocios, etc., pero sin descuidar de ninguna manera sus negocios actuales.

Siente un gran interés por estar informado (actualizado) en todos aquellos campos  que pueda utilizar o aplicar en sus negocios. En cuanto al riesgo, no es arriesgado en exceso, adopta un riesgo moderado. La dirección y organización son funciones en las que se siente muy cómodo y le agrada. Es muy creativo e imaginativo, gustándole implantar nuevas cosas en su empresa.

El empresario individual: características, ventajas e inconvenientes

el autónomoUn empresario individual es aquella persona física que realiza en persona y por cuenta propia, sin pertenecer a una organización ni estar bajo la dirección de un tercero, una actividad profesional o económica remunerada. Para esta actividad puede que requiera el trabajo de otros profesionales por cuenta ajena.

Esta fórmula empresarial se caracteriza por:

  • El propietario o empresario ejerce el control absoluto de la empresa.
  • El patrimonio civil y mercantil del empresario es el mismo
  • El empresario individual responde personalmente de las obligaciones derivadas de su actividad económica, contrayendo todos los derechos y obligaciones relativos a la realización de su trabajo.
  • No se han de realizar los trámites iniciales de constitución de la empresa, puesto que estos se realizan al iniciar la actividad.
  • El empresario es quien decide, en cantidad y calidad, cuál será la aportación de capital a su empresa, no existiendo mínimo legal.

Las principales ventajas son:

  • En el caso de empresas muy pequeñas es la fórmula más adecuada
  • No se han de realizar los trámites pertinentes para la adquisición de personalidad jurídica, resultando de este modo el modelo económico que tiene que realizar menos gestiones y trámites.
  • Debido a que no es necesaria la constitución de una persona jurídica distinta a la del propio empresario, en este aspecto resulta más económico.

Los principales inconvenientes son:

  • Sobre el empresario, como persona individual, recae la dirección absoluta de la empresa, por lo que recae en su persona todas las responsabilidades relativas a la administración y gestión de su actividad así como las inversiones y los gastos realizados en la misma.
  • Ante las posibles deudas generadas por el ejercicio de su empresa frente a terceros, el empresario responde tanto con la totalidad de su patrimonio personal actual como con la totalidad de su patrimonio futuro, siendo su responsabilidad universal e ilimitada
  • El empresario tributa según IRPF. Si los resultados de su ejercicio producen grandes beneficios, su tipo impositivo es muy elevado, puesto que la forma de tributación de las personas físicas es mayor cuanto mayor es su renta. Sin embargo en el caso de sociedades pequeñas, aquellas cuyo volumen de negocio es menor de 8 millones de euros, tienen un tipo del 25% en los 120.202,41 euros de beneficios.

El marco legal por el que se rige este modelo empresarial es el siguiente:

  • Ley 20/2007, de 11 de julio
  • Ley 14/2013, de 27 de septiembre
  • RD 197/2009, de 23 de febrero
  • Código de Comercio y Código civil

Responsabilidad del empresario individual

autonomoSi bien el modelo empresarial de empresario individual tiene grandes ventajas en determinadas actividades económicas, es de gran importancia conocer en profundidad y de manera pormenorizada todas las responsabilidades que conlleva esta actividad.

La actividad empresarial la realiza el empresario por cuenta propia, contrayendo todos los derechos y obligaciones relativos a la realización de su trabajo.

Ante las posibles deudas generadas por el ejercicio de su empresa frente a terceros, el empresario responde tanto con la totalidad de su patrimonio actual como con la totalidad de su patrimonio futuro, siendo su responsabilidad universal.

El cónyuge, en su caso, del empresario individual puede verse afectado por las responsabilidades resultantes de la actividad empresarial contraídas por su pareja. Tanto el régimen económico como los bienes del matrimonio es un factor de vital importancia que se ha de estudiar detalladamente.

En el caso de bienes comunes del matrimonio, cuando los cónyuges se rigen en régimen de gananciales, estarán obligados a responder por las obligaciones del empresario cuando se tenga el consentimiento de ambos cónyuges. Este consentimiento se considera que  existe cuando el empresario realiza su trabajo con conocimiento de su pareja sin oposición manifiesta de la misma. Igualmente se presupone el consentimiento cuando al casarse uno de los novios fuese empresario individual y tras la boda siguiese realizando su actividad económica sin impedimento de su pareja.

En el caso de los bienes privativos del empresario individual, estos responden de las posibles deudas generadas por el ejercicio empresarial.

Tanto los bienes designados para el trabajo empresarial como los generados por el citado trabajo, quedan obligados a los resultados del mismo.

Cuando se trate de bienes que sean propios del cónyuge del empresario, estos no quedaran obligados a responder ante terceros por las obligaciones resultantes del ejercicio de la empresa, a no ser el cónyuge en cuestión haya realizado su autorización expresa.

El cónyuge del empresario podrá, en cualquier caso, anular el consentimiento, tanto el que se haya realizado mediante una autorización expresa como el que se haya presupuesto.

Aunque no es necesaria la inscripción en el Registro Mercantil, puede ser muy interesante que queden registrados todos los datos que afecten de una u otra manera al cónyuge, como consecuencia del ejercicio del trabajo del empresario.

Análisis del negocio: Entorno y Oportunidades

Antes de embarcarse en iniciar un nuevo negocio hay que realizar un estudio detallado del entorno en el que se va a desarrollar y de las oportunidades que podemos encontrar.

Por un laso debemos analizar los puntos fuertes y las debilidades de la empresa.  Estas debilidades una vez detectadas nos indicaran en que aspectos partimos con desventaja respecto a la competencia.

Por otra parte debemos conocer nuestros puntos fuertes para poder potenciarlos y de esa manera destacar por encima del resto de empresas que compiten en el mismo mercado.

También hay que determinar las posibles amenazas que habrá que afrontar para que no nos perjudiquen y las oportunidades que debemos aprovechar para beneficiar a la empresa.

Podemos resumir que mientras las debilidades y fortalezas se refieren a cuestiones internas de la empresa, las oportunidades y amenazas surgen del entorno en el que el negocio se ha de desenvolver.

Una vez determinadas las fortalezas y las oportunidades deberemos planificar que líneas de actuación pondremos en práctica para potenciarlas.

También tendremos que definir actuaciones estratégicas para hacer frente a las debilidades y amenazas detectadas. Una opción también viable es emparejar fortalezas y amenazas que puedan compensarse, es decir, utilizar fortalezas para neutralizar amenazas. Lo mismo podemos hacer con las oportunidades y debilidades.

Como resultado del estudio de todo lo anterior tendremos unas estrategias ofensivas que utilizan los binomios oportunidad-fortaleza, unas estrategias de riesgo que buscan minimizar los puntos vulnerables, unas estrategias de reacción al emparejar fortalezas con amenazas y unas estrategias de adaptación emparejando oportunidades y debilidades.

Puede parecer inicialmente muy complejo todo este proceso pero conforme vamos determinando cada grupo veremos que va saliendo solo. La clave está en seguir un orden y con los resultados crear un cuadro resumen que nos facilite en lineas generales la obtención de conclusiones.

¿Qué lleva a crear una empresa?

crear-empresaEn este primer artículo queremos introducir cuales son las circunstancias que hacen viable el emprendimiento. Obviamente, antes de meterse en cualquier negocio hay que elaborar estudios que determinen su viabilidad.

Las circunstancias que llevan a cada persona a embarcarse a la difícil tarea de crear una empresa pueden ser muy variadas pero en todas ellas debe existir algo de pasión e ilusión. Los números demuestran que gran parte de las pequeñas empresas no llegan al año de vida y muchas menos llegan a ser realmente rentables. Lo principal es haber detectado una oportunidad de negocio que podemos cubrir o lo que es lo mismo una necesidad del potencial cliente que somos capaces de satisfacer.

Podemos resumir, con carácter general, una serie de factores que llevan a las personas a crear una empresa:

  1. El efecto espejo: en épocas de bonanza económica y de expansión vemos que surgen mucho negocios a raíz del buen funcionamiento de otros en los que se reflejan, digamos que el emprendedor quiere subirse al carro de la oportunidad.
  2. Nuevos mercados: con las nuevas tecnologías también surgen nuevos mercados por explotar en los que la competencia aún no está establecida.
  3. Otras personas se embarcan en negocios que conocen perfectamente por experiencias pasadas. Esos conocimientos del sector pueden aumentar las posibilidades de éxito.
  4. El hartazgo del trabajador por cuenta ajena. También puede darse que un trabajador de una empresa establecida, tras años de acumular experiencia y conocimiento, decida que ya es hora de dejar de trabajar para otros y de establecerse por su cuenta. Esto conlleva ventajas pero también inconvenientes.
  5. Producto innovador: cuando un nuevo producto irrumpe en el mercado puede ser una buena oportunidad de apostar por él.
  6. Actividades de baja capacitación: ciertas actividades requieren pocos conocimientos previos y capacidades para ejercerlas.

En resumen, si estás pensando en montar tu propia empresa y no ves claro que estés en alguno de los supuestos anteriores debes tener cuidado y estudiar bien tu caso. No es fácil sacar hacia adelante ninguna empresa pero si encima no hay unas bases sólidas el fracaso está casi asegurado.

VOTAR

Votación en Hispatop.com